COMEMOS MÁS SEGURO PERO MENOS SALUDABLE: Aceite de oliva virgen extra vs aceite de palma.

10/04/2017 - 12:07

En nuestro etiquetado con frecuencia leemos ACEITE VEGETAL, y tendemos a pensar que es un producto saludable. Sin embargo desde hace tiempo sabemos que esta etiqueta significa que el aceite usado es de palma o de colza.

Estos aceites se encuentran en la mayoría de las patatas fritas, galletas, pizzas, margarinas, pastelería industrial, helados.......

En cuanto a su origen y composición indicaremos que el aceite de palma es de origen asiático, económico y fácil de usar por la industria porque es solida a temperatura ambiente.

Su composición es de ÁCIDOS GRASOS SATURADOS, que son los enemigos de nuestro sistema cardiovascular porque están directamente implicados en un aumento de arteriosesclerosis y de colesterol LDL que terminará obstruyendo nuestras arterias ( sobre todo las cereblales y cardiacas ).

El ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA, es una grasa liquida a temperatura ambiente, más cara, y rica ÁCIDO OLEÍCO, por lo que entre otras propiedades beneficiosas es CARDIO SALUDABLE, con un aumento del colesterol HDL que es cardio protector.

Siguiendo esta argumentación podemos concluir que que el aceite de palma es PERJUDICIAL para nuestra salud pero que NO ES UN VENENO. Podemos tomar ocasionalmente patatas fritas o galletas, pero estas no deberán ser la base de nuestra alimentación.

Hoy en día nos enfrentamos a la paradoja de que nuestra alimentación es muy segura ( sera difícil que nos intoxiquemos con una hamburguesa industrial ) pero es claramente poco saludable ( comemos muchas grasas saturadas y azucares y pocas frutas, verduras y grasas "buenas").

Por otro lado nos enfrentamos a un ambiente "OBESOGÉNICO"  en el que ingerimos muchas calorias que aportan pocos nutrientes               ( calorías vacías ) e ingerimos unas raciones demasiado abundantes para el ambiente sedentario y lleno de comodidades en el que nos movemos. Si a todo este añadimos el problema del etiquetado, que como hemos visto , es engañosos y la facilidad de acceso a la comida "rápida". Llegaremos a la conclusión de que comemos mas seguros  pero menos saludable que nunca.